sábado, 27 de enero de 2007

NOS ENGAÑAN Y MANIPULAN. CAUSAS DE GUERRA III


[Viene de [Viene de: Conspiración - Causas de Guerra I - Causas de Guerra II ]

La historia avanza y las conspiraciones para entrar a una guerra hacen que el ambiente se enrarezca aún más. Y no es a cualquier guerra que ahora el gobierno de EEUU quiere entrar, sino que precisamente a la Primera Guerra Mundial. ¿Cuál sería la casus belli esgrimida ante la sociedad norteamerica?: El hundimiento del trasatlántico-nave de guerra Lusitania.


Seguir Leyendo...



Ahora tomaremos prestado el relato que nos hace de este hecho la revista Mundo Misterioso, en la pluma de J.M. Garcia Bautista y Rafael Cabello:

[…]

El último viaje del Lusitania comenzó el 1 de Mayo de 1915. En plena guerra europea los alemanes advertían del peligro de embarcar en buques con bandera o pabellón de una de las naciones enemigas a la gran Alemania bajo amenaza de ser hundido por uno de los también temidos U-boats germanos. Atribuían a ello que navegaban en aguas internacionales con bandera enemiga y si se tenía constancia de que se trataban de transportes bélicos se estaría en disposición de atacar y hundir a estos buques. Se prevenía a todos los pasajeros o posibles pasajeros de no embarcar en estos navíos en riesgo de hundimiento.

[…]

Sobre la suerte que correrían los pasajeros del transatlántico se preguntaban a uno y otro lado del Atlántico, el primer Lord del almirantazgo, Winston Churchill, junto con el jefe de la marina Lord Fisher y varios asesores de inteligencia naval preparaban un informe a priori sobre un posible hundimiento de un gran transatlántico por parte de una potencia enemiga. Parecía como si todos esperaran alguna tragedia...¿crónica de una muerte anunciada? El embajador de Estados Unidos en Londres se preguntaba :"¿Qué hará el tío Sam si un transaltántico lleno de norteamericanos fuera volado en pedazos" y el propio rey Jorge V en audiencia con el coronel Edward House -enviado del presidente americano Woodsow Wilson- se pregunto premoritoriamente: "¿Qué haría América si los Alemanes hundieran el Lusitania?

El 7 de mayo de 1915 el Lusitania o Lucy (como también se le llamaba) se aproximaba a la costa irlandesa, el capitán -William Turner- recibió un mensaje firmado por el vicealmirante Sir Henry Coke -desde Queenstown, Cork- que decía: "Submarinos en actividad a la altura de la costa meridional de Irlanda".

El mismo día se envía otro aviso en el que se señalan submarinos alemanes en la zona sur del canal de Irlanda y al sur del faro de Coningberg , ese día habían sido avistados submarinos a 5 millas al sur de cabo Clear. […] Al unísono el U20 de la Marina alemana y al mando del comandante Walter Schwieger, en actividad desde el 30 de abril de 1915, y de regreso a su base en Wilhelmshaven, divisó el inmenso e inconfundible navío inglés.

Pese a ello Schwieger no lo reconoció -dijo posteriormente que sólo divisó un "bosque de mástiles y chimeneas"-... cuando éste se acercaba a Kinsale cambió de rumbo y le ofreció todo el costado al submarino, increíblemente en una absurda maniobra el Lusitania estaba invitando al U20 a que lo hundiera. El blanco era perfecto... a sólo 365 metros del mismo el U20 abrió fuego con un sólo torpedo de penetración media (tipo G), e hizo blanco en su costado de estribor. Los compartimentos estancos del buque no pudieron contener la increíble presión a la que entró el agua y se comenzó a hundir rápidamente. Curiosamente el capitán Turner había bajado la velocidad al llegar a esta zona de 25 nudos a 15 nudos debido a la niebla reinante y también desobedeció las órdenes dadas por el almirantazgo de navegar en zig-zag cuando hubiera aviso de actividad submarina, debido a la desproporción entre estos buques y los submarinos (extremadamente lentos en comparación). De esta forma a los comandantes de los U-Boats alemanes les era totalmente imposible fijar la posición del buque para su posterior hundimiento.

[…] Un detalle que no se debe de pasar por alto al lector es el que pese a que el U20 alemán sólo lanzó un torpedo se oyeron dos explosiones, una de ellas era la perteneciente al mismo torpedo pero la segunda explosión se debió sin duda alguna a la explosión concatenada de las municiones y explosivos que contenía en una de sus bodegas [Kadosde: Esto y lo siguiente les sonará familiar, respecto al 11-S] […]

El investigador Colin Simpson asegura en su libro Lusitania que el almirantazgo inglés retiró la escolta armada del navío a pesar de saber que sería, sin esta escolta, atacado por los submarinos alemanes. Parece que el Lusitania estaba siendo "vendido" a los alemanes con el oscuro propósito de hacer entrar en guerra a los americanos y poner la guerra de cara para los ingleses... el cálculo era equívoco, se pensaba que el Lusitania tardaría al menos entre dos y tres horas en hundirse, tiempo de sobra de evacuar el barco en los botes salvavidas y de ser auxiliado por lo buques próximos a la costa, pero el elegante transatlántico reventó y su hundimiento se precipitó en sólo veinte escasos minutos...El capitán Turner jamás recibió la notificación de que se le retiraba la escolta y el buque navegaba solo al amparo del cielo y de Dios. Si a ello le sumamos la orden de variar el rumbo ofreciendo así el costado de estribor al submarino la historia del Lusitania a todos nos comienza a sonar a una tremenda confabulación para posiblemente hacer entrar a los americanos en la guerra...todo confluye en un mismo punto: la entrada en la guerra europea de Norteamerica y dar una dimensión mundial al conflicto "local" europeo.

Otros datos más hemos de sumar a toda esta historia...los registros del 7 de mayo de 1915 desaparecieron de los archivos del almirantazgo... las únicas hojas perdidas de toda la guerra y en la naviera propietaria ni rastro, parecía como si a la Cunard no le constara que su joya transatlántica se había hundido... En investigaciones posteriores pudimos comprobar como una parte de su carga la formaban: municiones de fusil y cañón más una buena suma de explosivos que hacían la bonita suma de 2000 Tn. de material bélico con destino en el frente "aliado" de Europa.

[…]

Nadie aclaró tampoco la actitud negligente de los ingleses, en el sentido de hacer navegar un buque de pasajeros, en una zona de guerra, con un cargamento de explosivos a bordo a sabiendas de que el servicio de espionaje alemán poseía estos datos ya que durante el preparativo del viaje del Lusitania a Europa, los muelles del puerto de Nueva York estaban sobrecargados de espías germanos revisando hasta lo obsesivo la carga del elegante buque. Un agravante más se suma a todo este cúmulo de circunstancias que no es más que Alemania el 7 de febrero del mismo año había declarado "la campaña sin restricciones contra el comercio enemigo" y al Lusitania con su carga, con la bandera que enarbolaba su mástil mayor y por el acuerdo que tenía con el gobierno inglés debido al préstamo en la construcción del buque, se le consideraba como un enemigo potencial.

El misterio quedó desvelado cuando el Dr. Robert Ballard, descubridor del mítico Titanic y fabuloso oceanógrafo sumergió su moderno equipo a 96 metros de profundidad y exploró detenidamente -pese a la más absoluta oposición de las altas instancias británicas (¿por qué tanto miedo a que se explorase el pecio hundido?)- el casco del buque. Observó que el costado de estribor del Lusitania y la parte inferior había sido destruida por una explosión de dentro a fuera de la nave, es decir, una explosión interior, proveniente de dentro del buque, ¿qué significa esto? Pues que la carga explosiva de material bélico que transportaba fue detonada por la explosión del torpedo provocando una tremenda explosión que reventó de la bodega interna hacia el exterior el casco del hermoso buque originando un boquete por el que el agua entró a presión vertiginosa y originó su más que rápido hundimiento. Hemos de tener muy en cuenta que el torpedo lanzado por el U20 no tenía carga explosiva como para originar tan terrible daño en el caso del buque.

[…] donde impactó el torpedo existe una gran parte del casco desfondado con claras muestra de estar la chapa retorcida hacia afuera y no hacia a dentro, lo que indica claramente que la razón principal del naufragio fue una detonación interna (la de la carga de explosivos) y no externa (la del torpedo).

Se encontraron una gran cantidad de restos de carbón esparcidos por el lecho marino, señal inequívoca que algo debió de abrirlos para que estos cayeran dándose la "casualidad" de que la Santa Bárbara del Lusitania (el lugar donde se almacenan la municiones en los barcos) se encontraba justo en el centro de los fortines de carbón, evidentemente tenemos todas las circunstancias y pruebas de afirmar que se produjo un impacto contra el buque en este lugar o muy cercano a él originándose una explosión casi inmediata que provocó el rápido hundimiento del navío inglés.

[…]

Sabedores de esta circunstancia se dejó al buque cargado de pasajeros transitar esa zona liberado de su escolta y ordenando desviar rumbo para mayor comodidad de blanco. El capitán Turner incumple la normativa antisubmarinos, las aguas gélidas del Atlántico transforman en frágil el casco del navío y un torpedo de tipo G (escasa penetración) impacta cerca de cerca de la Santa Bárbara del buque originando una macro explosión que precipitó de forma increíble su hundimiento... tras ello los americanos declaran la guerra a Alemania y estalla la Primera Guerra Mundial […]

1 comentario:

Chu 楚林 dijo...

¡Qué interesante, Kadosde! Lo que compartes aquí ayuda a ver cómo se repite la historia, una y otra vez!
Y lo fácil que es para el gobierno asesinar a gente inocente con el propósito de satisfacer sus ansias de poder.

Lo del 11-S es increíble. Ser capaces de matar a civiles así, y no sólo en los EEUU sino también ahora en el conflicto creado en Medio Oriente...
En una pena que tan poca gente se interese en lo que SE VE que está pasando. Ya ni siquiera necesitan ocultarlo...
Al gobierno le alcanza con lo siguiente:
“Cabe recordar que la primera tarea de cualquier conspiración, ya sea en la política, el crimen o dentro de una oficina de negocios, es la de convencer a todo el resto de que no existe ninguna conspiración. El éxito de los conspiradores estará determinado en gran parte por su capacidad para lograr esto.” [Gary Allen, Nadie se Atreve a Llamarlo Conspiración (None Dare Call It Conspiracy)]

Gracias por este blog tan interesante.
Saludos y mucha suerte
Chu