domingo, 23 de diciembre de 2007

Archivo Desahuciado: Nuestro talón de aquiles ante la psicopatía: La ignorancia y la apatía

Mis más sinceras disculpas por no haber actualizado este blog desde hace varias semanas. Espero retomar el mundo virtual muy pronto. Por ahora, renuevo la palabra y la imagen desahuciada.

Gracias por sumarse con su lectura a esta humilde cruzada por intentar ver este mundo más allá de lo que vemos en nuestro metro cuadrado, y no crean que es en vano enterarce de la cruda verdad. El conocimiento protege.


La Frase Desahuciada


“Son las 6 am, Rafah está bajo toque de queda, no hay más que un perro en la calle. Sólo un niño pequeño de cuatro años jugando en la arena. Está construyendo un castillo en su patio. Él [un oficial] [...] tomó al niño [...] le rompió la mano aquí en la muñeca, le rompió la pierna aquí. Y comenzó a patearle el estómago, tres veces, y se fue. Todos estábamos ahí, con la boca abierta, mirándolo impactados… “El día siguiente salgo con él en otra patrulla, y los soldados ya están comenzando a hacer lo mismo.”

En las palabras de otro soldado: “¿La verdad? Cuando hay caos, me gusta. Es allí que lo disfruto. Es como una droga. Si no voy a Rafah, y si no hay algún tipo de motín en algunas semanas, me vuelvo loco.”

Otro explicó: “Lo más importante es que se retira el peso de la ley de uno mismo. Sientes que eres la ley. Eres la ley. Eres quien decide… Como si a partir del momento en que dejas el lugar que se llama Eretz Yisrael [la tierra de Israel] y pasas a través del retén de Erez hacia la Franja de Gaza, te conviertes en la ley. Eres Dios.”

Y otro: “Estábamos en un transporte de armas cuando este tipo, de unos 25 años, pasó por la calle y así nada más sin ninguna razón –no aventó una piedra, no hizo nada– bang, una bala al estómago, le disparó en el estómago y el tipo estaba muriendo sobre el pavimento y nosotros seguimos andando, ininmutables. Nadie lo miró por segunda vez”.

Otra más: “Con las mujeres no tengo problema. Con las mujeres, una me aventó una sandalia y la pateé aquí [señalando entre las piernas], le rompí todo ahí. No puede tener hijos. La próxima vez no me va a aventar sandalias. Cuando una de ellas me escupió, le di con la culata del rifle en la cara. Ya no tiene con qué escupir.”

[Testimonios de soldados israelíes, consignados en un reporte de la psicóloga clínica Nufar Yishai-Karin y del profesor Yoel Elizur, de la Universidad Hebrea de Jerusalén]

La Imagen Desahuciada


¿Qué nos impide actuar? ¿miedo? ¿desconexión con las emociones? o ¿simplemente incapacidad para sentir emociones? "Un cadáver frente a la sombrilla" (Javier Bauluz, Tarifa-España, 2000)

1 comentario:

CapitanLibertad dijo...

Que Horrible yo no haría algo así mis principios me lo impiden,una muestra más que ya casi somos una sociedad fría y robotizada, realmente quedamos pocos que los mueve el sentimiento y la pasión si hubiera una armada que luchara por la libertad y el amor me uno a ella.